Mediante la exfoliación pretendemos aninorar las células muertas de la piel. Por falta de hidratación o por exceso de exposición al sol principalmente, necesitamos regenerar la piel para conseguir una mayor hidratación, luminosidad y mayor absorción del principio activo que apliquemos a continuación.

Es un tratamiento sencillo, pero a la vez muy beneficioso para la piel debido a la activación suave de nuestros capilares, piel y células.